7066 visitas¡Lo que usted tiene!

Siéntese bajo un roble magnífico, y comprenda que todo lo que este enorme y majestuoso árbol ha necesitado alguna vez, ha venido a él.
La comida nutritiva, los minerales, el agua y la luz del sol, todo ha estado fluyendo a él de un modo u otro y de manera continua, aún cuando haya habido épocas de bonanza y épocas de pobreza.

Usted sabe que este árbol jamás ha podido dar un paso en ninguna dirección, ha crecido y prosperado en base a lo que estaba a su
alcance. Ha sido paciente pero constante, ha ofrecido su sombra y su amparo a todos los que lo necesitaron y pasaron a su lado sin pedir nada a cambio.

La próxima vez que Usted sienta que necesita algo o que tiene que ir a alguna parte para
estar feliz, recuerde al viejo roble.

A diferencia de él, Usted puede moverse para conseguir lo que quiere y necesita, pero como a él, siempre las cosas le llegarán en su momento justo si es capaz de trabajar sus fortalezas.
No descuide lo que Usted ya tiene, muchas veces la riqueza está en aprovechar las cosas que ya poseemos o las que nos llegan.

Fuente: Red Latinoamericana de Liturgia CLAI

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2003-12-07 00:08:00
claudia garcía martínez
10
Este recurso me pareció excelente para reflexionar sobre todo aquello que podemos realizar y apreciar en nuestra vida.
2003-05-20 14:11:25
Helen Rolon
10
TREMENDO!Acuerdate que como el roble, tenemos que tener raices bien profundas, para que ninguna tempestad nos mueva. Acuerdate que el que sostiene a el roble, es El mismo que te sostiene a ti.
2003-05-17 11:27:29
Elizabeth Muñetón
10
la paciencia y confianza en Dios es primordial en nuestra vida. muy buena lectura.