16212 visitasCulto Infantil

¡Celebremos juntos/as, los niños, niñas y nosotros!

Introducción

Hace unos días atrás el mundo dedicó algunas horas para reflexionar sobre los niños y niñas que trabajan (aproximadamente 225 millones en todo el mundo). La próxima semana celebramos el día del abuelo.
Nuestro plan de acción como Iglesia Metodista de San Pablo tiene como
uno de sus objetivos principales: la educación cristiana para los niños/as y la acción social atendiendo necesidades de los que tienen carencias.

Los niños y niñas son simientes del mañana; los abuelos y las abuelas
son los cimientos que sostienen la tradición familiar y cristiana.
Por eso debemos respetarlos, oírlos y cuidarlos.

La idea del culto de hoy es la de celebrar, niños, niñas, abuelos, abuelas, padres y madres, todos juntos, como una gran familia.
Optamos por utilizar un lenguaje que nos una y que permita comunicarnos, por eso privilegiamos el idioma de los menores.

Hay muy pocos textos bíblicos sobre Jesús y los niños, pero los pocos que hay nos dejan muy claro que Jesús los colocó en un lugar muy especial; los trajo cerca, los tomó en los brazos, puso las manos sobre ellos y los bendijo.

¿Les hemos dado nosotros ese lugar tan especial en nuestras vidas y en la vida de nuestra comunidad?

¿Somos sensibles a las necesidades de los pequeños abandonados o explotados?

Son preguntas que debemos contestarnos, son desafíos que tenemos que tomar con perseverancia y confianza.

¡Celebremos a nuestro Dios, todos juntos como una gran familia!

Pastora Inés Simeone

----------------------------
Orden de Culto

Para este culto preparamos el templo poniendo los bancos en círculo y
las mesas que se usan para los niños/as en la Escuela Dominical fueron puestas en el centro del lugar.

Las canciones fueron preparadas antes por los diferentes grupos de niños/as, padres/madres y abuelos/as.

Preludio (melodía infantil)

1. Invocación/ Adoración - Dios está aquí y ellos llegan trayéndonos flores y miel

· Palabras de bienvenida

Guía: Bienvenidas todas las personas que creen que el Reino es de los niños y niñas. Aquí llegan ellos y ellas, trayendo flores y miel.
Ellos tejen la vida con danzas, y en rueda juegan felices.

· Canto: Dios está aquí (con gestos)

Dios está aquí,
tan cierto como el aire que respiro
Tan cierto como la mañana se levanta
Tan cierto como tu me hablas y te puedo oír.

Lo puedes buscar
mirando quien está a tu lado,
Lo puedes tallar muy dentro de tu corazón.

Dios está en mí,
Dios está en ti,
Dios está en nosotros.

· Un niño lee: "Llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: De cierto les digo que si no se vuelven y se hacen como
niños, no entrarán en el Reino de los cielos." (Mateo 18. 2-3)

· Guía: Pues el Reino de Dios es semejante a los niños que, cuando juegan nos transmiten lo que es nuevo, la paz, la vida y la
plenitud.

2. Adoración "Una maravilla de la creación, los niños..."

· Guía: Adoremos a Dios, todas las personas adultas que ya fuimos niños (y que todavía tenemos en nosotros un poco de ellos) y
todos los niños presentes

· Lectura bíblica: Salmo 95: 1-7
· Canto: Todo lo hizo Dios

//Al sol lo hizo Dios para las flores//
Al sol lo hizo Dios para ti y para mi
//Grande es Dios//
Grande es nuestro Padre
// Al amor lo hizo Dios para nosotros//
// Al amor lo hizo Dios para amarnos tu y yo//

· Oración de adoración (por una abuela: Mary Piñeyrua)

Gracias Señor porque nos diste la vida.
Gracias por toda la creación.
Gracias por el sol, la luna, el agua y la tierra fértil donde podemos
sembrar y cosechar buen fruto.
Gracias por los niños y niñas que hoy están en nuestra iglesia, en
ellos vemos la semilla de mostaza, que es la más pequeña, para poder
sembrar.
Gracias porque sentimos el compromiso de cuidarlos con amor,
confianza, esperanza y mucha fe para que en el futuro sean frutos
maduros y puedan servir para la gloria de nuestro creador.
Teniendo la certeza que Tú nos escuchas y nos bendices, ¡te damos
gracias! Amén


3. Alabanza y Acción de Gracias: Alabamos a Dios por el Reino y por los niños

· Canto: Dios te ama

Dios te ama y yo te amo y así debemos vivir.
Dios te ama y yo te amo vivamos siempre así.

· Poema de Acción de Gracias (por Fernanda Ramires, de 11 años - Brasil - adaptación y traducción Inés Simeone)

Bendice, alma mía, a Jehová
A él le agradezco de corazón
¿Dar gracias a Dios, por qué?
Le agradezco por la vida, por estar sana, por los amigos que me
ayudan,
Por mi familia que me da cariño, amor y comprensión,
Por los maestros que me enseñan tanto,
Por estudiar en una buena escuela y por poder jugar,
Porque mis padres tienen trabajo y pueden mantenerme,
Porque tenemos lo que comer,
Porque tenemos una casa y ropas para no pasar frío.
Porque las inundaciones no llegaron a nuestro barrio.
Agradezco por mi vida
Por el regalo que es el arte de vivir
Vida que Dios nos regaló.
¡Gracias Señor!

· Compartiendo motivos de acción de gracias y de alabanza

· Canciones de alabanza de cuando los abuelos/as eran chicos

· Ofrendas

· Canción: El colibrí

4. Proclamación de la Palabra - Sembrando la palabra de Dios...

· Lectura bíblica: Marcos 4: 1-4 y 30-32

· Interludio: Canción: "Mi reino es como un grano"

1. Mi Reino es como un grano de mostaza que alguien en la tierra
sembrará y que cuando crezca y sea grande y fuerte las aves en él
anidarán.

2. Es también como la levadura que toma en sus manos la mujer y
que si la mezcla con la blanca harina fermenta y la masa hace crecer.

3. Tú tienes mi Reino en tus manos trabaja para que pueda ser.
Tú eres la semilla y el fermento vivo haz que el mundo en mí pueda
creer.

· Una de las maestras cuenta (haciendo mímicas) la parábola del sembrador

· Los niños/as se sientan en las mesitas colocadas en el centro del templo para expresar sus sentimientos sobre la parábola que se les contó. Mientras los adultos escuchan el mensaje y tienen un
momento de confesión

· Mensaje (algunas propuestas para trabajar el mensaje preparadas de acuerdo a la realidad de la comunidad)

Jesús nos hablaba por parábolas.
Parábolas que son historias de vida.
Muchas veces experiencias vividas y oídas que cuando contadas transmiten con toda fuerza lo que queremos decir.
Jesús quería enseñarnos cosas sobre el Reino de Dios.
Reino de Dios donde el que no se hace como un niño no entra.
Hacerse como un niño que significa, entre otra cosas:

· mirar el mundo con ojos que quieren conocer, aprender, crecer;

· escuchar lo que nos dicen y preguntar con el corazón lo que no se entiende, lo que se siente;

· no tenerle miedo a vida;

· jugar, canta, brincar con los otros niños sin desconfianzas;

· no saber mentir;

· encantar al sonreír con los ojos y el corazón;

· llorar cuando algo nos duele o entristece

· dejar que todos vean la alegría que se siente;

· pero principalmente mirar para la vida con ojos de esperanza, sencillez...creyendo, confiando y amando sin condiciones impuestas.

Tendríamos - así nos enseña Jesús sobre el Reino - que sembrar las semillas de la VIDA, de la PAZ con mucho amor y fe.
Cuidarlas siempre mientras crecen para que resulten en frutos de AMOR, JUSTICIA, SOLIDARIDAD, ARMONIA, ESPERANZA.
Nuestros niños y niñas, jóvenes y los niños y jóvenes que hay en nosotros, son/somos simientes de futuro...para que podamos tener un mundo mucho mejor.

5. Confesión - El Reino es parecido a los niños - comparamos el Reino ...es como un grano de mostaza...

· Guía: Nosotros, como comunidad cristiana, ¿hemos caminado por los caminos que nos presenta el Señor?

· Lectura Bíblica: "Le presentaban niños para que los tocara, pero los discípulos reprendían a los que los presentaban. Viéndolo Jesús, se indignó y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidan, porque de los tales es el reino de Dios. Les digo que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y
tomándolos en los brazos, ponía las manos sobre ellos y los bendecía." (Marcos 10: 13-16)

· Voz 1: - Como los discípulos, nosotros también, muchas veces, hemos impedido a los niños y niñas de acercarse a Jesús y a la vida plena. Pedimos el perdón de Dios por eso.

· Voz 2: Como sembradores, de la Palabra que se hace Vida, ni siempre hemos cuidado de lo que plantamos y muchas veces ni siquiera hemos plantado la buena simiente entre nuestros pequeños.

· Oración silenciosa

· Palabras de seguridad: "Desechen toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias y toda maledicencia, y deseen, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcan
para la salvación." (I Pedro 2:1-2)

· Canción: El Jardinero (de María Elena Walsh), mientras los niños/as presentan sus dibujos

6. Envío - Compromiso

· Letanía "Oración para y con los niños"

Guía - Jesús, tu dijiste: "Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidan"

Congregación: Señor, ayúdanos a aprender con nuestros niños y también a valorarlos como se lo merecen.

Niños: Quien no reciba el reino de Dios como uno de nosotros no entrará en él.

Congregación: Señor, haz que podamos tratar nuestros niños con amor y respetarlos por lo que ellos son. Queremos comprometernos también con la vida de nuestros niños, estando dispuestos/as a orar, trabajar
e luchar para que nuestros hijos e hijas y los hijos e hijas de nuestro pueblo tengan oportunidades de vida plena, donde puedan
expresarse, cantar, jugar, correr e principalmente crecer sanos y felices.

Todos/as: Haznos niños y ayúdanos a vivir en armonía con tu reino.

Amén

· La bendición

Fuente: Red Latinoamericana de Liturgia CLAI

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2003-06-27 14:43:01
janeth martinez
10
ES MUY BONITO, LA MANERA COMO DESARROLLARON ESTE CULTO TAN ESPECIAL POR LOS NIÑOS Y NIÑAS DE SU IGLESIA. LOS ANIMOS A CONTINUAR TRABAJANDO POR EL FUTURO DE LA EXPANSIÓN DEL EVANGELIO... NUESTROS PEQUEÑOS, ELLOS SON LA SEMILLA QUE TENEMOS QUE HACER GERMINAR PARA BIEN