4133 visitasEl misterio de la Redención

"Ahora vas a comprender un poco lo que fue la Redención. Escucha: YO me hice responsable, voluntariamente, de todos los pecados, lacras y degeneraciones de toda la humanidad a lo largo de toda la historia.
YO cargué con todas sus indiferencias, blasfemias, crímenes, aberraciones y vicios. Todo pesaba sobre mí. Y con todo eso a
cuestas me clavaron en la Cruz.
Mi Padre se asomó para verme. El se mira siempre en mis ojos. Yo soy el espejo en que se contempla mi Padre complacido. Soy su Rostro.

Dios no tiene cara visible. YO soy la Cara de Dios. Se asomó desde el Cielo para verme en la Cruz y contemplarse en mi Rostro.
Sobre mi Rostro vio superpuestas, sucesiva y vertiginosamente, las caras de todos, absolutamente de todos los hombres. En mi cara estaban todas las caras. Porque YO, voluntariamente, para que El no castigara, daba la cara por todos los hombres, mis hermanos. Mi Padre en el cielo, durante aquellas tres horas de mi agonía en la Cruz,
estuvo contemplando, sobre mi cara, el desfile trágico de todas las caras. Era horrible. Pero mientras tanto YO decía: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Y mi Padre los
perdonaba.

Mi Padre no los condenaba. Mi Padre los amaba porque estaban en mi cara. Porque YO daba la cara por ellos. Porque ellos entonces eran mi cara.

No era Yo sólo el que estaba en la Cruz. Ni moría YO sólo.

Todos ustedes se apretaban en mí. Y todos ustedes morían conmigo. Yo tenía innumerables rostros. Infinitas caras. La del soberbio, en desafío, lleno de protestas y de rebeldías. La del asesino y criminal,
fría, calculadora. Caras de campos de concentración y de presidios. Caras
comunes, desilusionadas, fracasadas, de pequeños pecadores. Caras de desamparo y angustia y desesperación. Caras de estafadores, traidores, prostitutas. Caras de violentos y moribundos. Y mientras
todas estas caras desfilaban sobre mi cara, yo pedía:

«Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen». Mi Padre contemplaba el desfile de desde el Cielo y perdonaba".

Tomado de Ramón Cué, "Mi Cristo roto"
Diálogo ficticio con el Cristo crucificado y mutilado

Fuente: Red Latinoamericana de Liturgia CLAI

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
YO cargué con todas sus indiferencias, blasfemias, crímenes, aberraciones y vicios. Todo pesaba sobre mí. Y con todo eso a
cuestas me clavaron en la Cruz. Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2006-04-01 19:37:30
Nancy lucero Mejia gonzales
10
tengo el libro y es exelente es mas soy actor y estaría interesado en saber que tengo que hacer para conseguir el permiso para realizar una puesta si alguien puede facilitarme el dato gracias lappelassini@hotmail.com
2003-06-10 12:49:55
rafael lanusse
10
Quisiera saber dónde puedo obtener una grabación de Mi Cristo Roto del Padre Ramón Cue S.J. en Buenos Aires