10488 visitasLa evangelización: Introducción

Introducción

Hoy empezamos una nueva serie de sermones. El tema de estas ocho predicaciones será la evangelización, y específicamente Jesús como modelo de la evangelización. Cuando yo, como profesor hablo de modelos de la evangelización, los alumnos empiezan a entusiasmarse pensando que voy a hablar de las Campañas de Billy Graham, o las de Carlos Anacondia, el Evangelismo Explosivo, o la iglesia con propósito de Max Warren, ¡hasta el Camino de Warren Sánchez! A menudo, tienen más que ver con técnicas humanas que modelos divinos. Por eso la evangelización ha obtenido una mala fama en América Latina. La ICR se ha hablado del proselitismo de los Evangélicos. Los lobos rapazos que roban las ovejas de la Iglesia. Hasta cierto punto tiene razón.

El otro contexto en que nos hallamos es el pluralismo. Hoy en día, especialmente del famoso 11 de septiembre y la guerra contra el terrorismo y la invasión de Irak, la religión ha vuelto a cobrar importancia en el mundo. El problema es que la misión y la evangelización se ven como la raíz de la guerra entre las religiones y por eso se ven muy mal y algo para evitar. La historia que tenemos en Europa donde las Cruzadas se veían como la misión no ayuda.

Es esta serie de sermones que estamos empezando hoy, vamos a examinar algunos de los aspectos de la esa invitación. (1) Jesús proclama el Evangelio (2) Jesús confronta con el Evangelio (3) Jesús reclama entrega total (4) Jesús atiende a toda la persona (5) Jesús capacita para la evangelización (6) Jesús advierte sobre los resultados (7) Jesús se sacrifica en la cruz por los pecadores y (8) Jesús envía a predicar el evangelio

La evangelización es la actividad que, por medio de palabra y obra, en el poder del Espíritu Santo, anuncia lo que Dios ha hecho a favor de la humanidad en Jesucristo y la invitación a esa salvación por medio de la fe en Jesucristo.

Para realmente entender la salvación, hay que volver al principio y el deseo de Dios para la vida en la creación y como se arruinó en la caída.

La voluntad de Dios para la vida del ser humano (Génesis 1-2). Primero, Dios hizo al ser humano para que tuviera una relación con él: En segundo lugar, el ser humano se hizo en, y para la comunidad. En tercer lugar Dios hizo al ser humano en un ambiente amable.

El pecado arruina las relaciones (Génesis 3-11) Los capítulos 4-11 muestran cómo el pecado se desarrolla en cada área de la vida humana. Encontramos el fratricidio (4.1-16), la poligamia (4.23), la venganza y el aumento de la violencia (4.23 [¡dos ojos por un ojo!]), el aumento de la culpa (4.24), la perversión de la raza humana (6.1-8) culminando en el diluvio (6.9-29) y la torre de Babel (11.1-9).

En Cristo Dios reestablece las relaciones perdidas en la caída. Primero, en la relación con Dios. Romanos 6.22 dice que antes éramos esclavos del pecado pero ahora somos libres en Cristo. Efesios 2.13 dice que antes éramos muertes en el pecado pero ahora somos vivos en Cristo. En Romanos 5.1, Pablo lo expresa en una forma aun más clara. "En consecuencia, ya hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo." La paz con Dios que fue perdido en la caído, últimamente ha sido reestablecido en Cristo Jesús. La evangelización es una invitación a esa relación con Dios. En segundo lugar el pero ahora tiene consecuencias en la vida social. Ligado al asunto de la salvación universal es que Dios ha hecho una nueva humanidad. La enemistad entre pueblos, naciones y razas que se generó en la caída ha sido destruida en Cristo y una nueva humanidad se creó que, por el evento de Cristo, pueda vivir en paz, amor y unidad. La evangelización es una invitación a ser parte de esa nueva humanidad. Finalmente tiene consecuencias en la relación con la creación. Por la muerte y resurrección de Cristo, Dios va a crear una nueva creación bajo su señorío. Para Pablo la salvación no es solamente universal en el sentido de ser para toda la gente del mundo sino también para toda la creación. Colosenses 1.15-20

La iglesia: su vida evangelizadora invita a esa salvación La iglesia, pues lleva en su vida el mensaje de la salvación. Lo que se ofrece en la salvación la iglesia debe vivir y anunciar. Cuando anuncia la posibilidad de la relación reestablecida con Dios, la iglesia vive esa relación en su vida personal y comunitaria, es decir en el culto.
Cuando la iglesia anuncia la posibilidad de la restauración de las relaciones humanas ahora, la iglesia debe vivir esas relaciones. La iglesia en su “koinania” (su vida en común) vive su anuncio. La vida en común de la iglesia es los primeros frutos de la unión en plenitud que habrá en cuando Cristo vuelva. Nuestra vida en la iglesia es imperfecta ahora pero en toda su imperfección es un reflejo de lo que será al final. Es obvio pues que la vida de la iglesia debe ser una vida evangelizadora. La vida de la iglesia debe ser una vida que invita a la gente a la salvación integral que hemos descrito. Cuando digo una vida que invita o una vida evangelizadora, quiero decir que invita por ser una vida coherente, integral, atractiva. No debe anunciar una cosa y vivir otra. Pero debe que una vida que constantemente invita. No podemos vivir la relación de Dios, la vida comunitaria de la koinania y la vida de servicio y no invitar directamente a la gente juntarse con esa vida. Hay mucha buena gente en este mundo, pero el secreto que la iglesia tiene, es decir Jesucristo no lo tiene.

Fuente: Iglesia Bautista La Lucila;

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

Comparte este recurso
 
1. Copia y pega este link en un e-mail o mensaje instantáneo:


2. Envía el link a esta página usando la aplicación de correo electrónico de tu computadora:
Enviar link a esta página por e-mail

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2007-07-31 14:58:17
JUAN HORACIO FALCON
10
ESTA MUY BUENOS GRASIAS DIOS LE BENDIGA