2092 visitasNo odies, ama

"Ustedes han oído que se dijo: "Amarás a tu prójimo
y odiarás a tu enemigo". Pero yo les digo: "Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores, así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque EL hace salir el sol sobre los malos y los buenos,
y caer la lluvia sobre justos e injustos". Mateo 5:43-45.

Te preguntarás: ¿Qué tiene que ver este texto con
"Palabras de aliento y esperanza", y te respondo.
Tú sabes bien cuántas veces te desalientan y te duelen las actitudes y las conductas de algunos hermanos tuyos.
Es posible que puedas recordar algún nombre y algún rostro de alguien a quien consideras tu enemigo.
Pues bien, el odio y el rencor con los que puedes responder en estos casos, se suman y hacen que vivas resentido, y el resentimiento es un sentimiento enfermante.
Tu enemigo puede no enterarse de que lo odias, pero tú te dañas a ti mismo.
La propuesta de Jesús de Nazaret, de que ames a tu enemigo, no tiene como objetivo el que seas bueno para salvar tu alma después de la muerte.
El amor a tu enemigo, expresión de tu perdón, es fuente de tu salud mental y de tu buen ánimo.
Además, el perdón que exige el amor a quien te hiere, te abre la puerta a la esperanza, porque cuando perdonas estás dando al otro
una nueva oportunidad, lo esperas ".


Fuente: "Palabras de aliento y esperanza" –
"Editorial Bonum – 2003".

Fuente: Red Latinoamericana de Liturgia CLAI

 

© - Todos los derechos reservados por los autores de la obra

 

Deja tu comentario

 

Para dejar tu comentario, por favor, inicia sesión. Si todavía no tienes una cuenta en Selah, puedes registrarte gratuitamente.

Comentarios de nuestros lectores
Fecha
Usuario
Puntaje
Opinión
2004-04-30 18:53:41
Zulema Garcia
10
Excelente. Permita que estas lineas restituya los corazones de amor para poder perdonar y olvidar.
2004-04-30 16:36:33
Olga Cárdenas de Flores
10
Alabado y Glorificado el Nombre del Señor en toda la tierra. Que gran paz nos obsequia nuestro amado Padre cuando en su nombre perdonamos toda ofensa y daño. Dios les colme de bendiciones.